​Consejos para mudarte cuando tienes mascota

Protege a tu mascota del stress de la mudanza

​Consejos para mudarte cuando tienes mascota Protege a tu mascota del stress de la mudanza //s3.amazonaws.com/appmudango/comfy/cms/files/files/000/000/026/original/dog.jpg

Si alguna vez te has tenido que mudarte teniendo un perro o gato, sabes que puede ser una situación estresante para ambos. Toda la prisa, el embalaje y la planificación pueden hacer que tu mascota se sienta incómoda.

Cuando sus rutinas cambian repentinamente, los perros y los gatos pueden sentirse inseguros. Por ello, es común que cuando cambia el paisaje y sus olores, tu adorada y peluda mascota comience a sentir algo de angustia.


Durante este tiempo, es importante que mantengas la calma e intentes reducir el estrés al mínimo. Recuerda que tú eres el ancla de tu mascota en el nuevo hogar al que han llegado. Si lo notas tímido, inseguro o empieza a seguirte a todas partes, debes ser paciente. Mantener la calma y mostrarse confiado y seguro es clave!

Para ayudar a aliviar la ansiedad de tu mascota, hemos recopilado algunos de nuestros mejores consejos para ayudarlo a permanecer relajada durante la mudanza. Con estos sencillos pasos podrá adaptarse sin problemas al nuevo hogar. Si eres un animal lover este post será de gran ayuda para ti. ¡No te despegues!

Antes de mudarte con tu mascota

Los perros y los gatos sabrán que algo está por suceder antes de la mudanza. Te verán empacando cajas y bolsas y pueden sentir tu estado de ánimo. Si estás ansioso o estresado, es probable que tu mascota lo sienta también. Hay varias cosas que puedes hacer antes de la mudanza para ayudar a tu mascota a sentirse mejor:

  • Prioriza el tiempo de calidad. Pasa tiempo con tu mascota antes del traslado para que se mantenga concentrado en ti. Si tu mascota es un perro, refuerza los comandos básicos de obediencia para que estén frescos en su mente.
  • Olor conocido. Rocía un aroma distintivo, como por ejemplo tu perfume, en todo tu hogar. Haz esto tres semanas antes de mudarte. Rocía este mismo olor en la nueva casa antes de que llegue tu mascota.
  • Inspecciona el nuevo espacio. Revisa tu nuevo hogar en busca de sustancias venenosas, tóxicas o peligrosas. Inspecciona la zona y verifica que no haya trampas para ratones, agujeros en la cerca u objetos masticables que puedan hacerle daño a tu mascota.
  • Veterinario de confianza. Si vas a mudarte a otra ciudad, guarda el número de algún veterinario al que puedas llamar en caso de alguna urgencia.
  • Actualiza su documentación. Registra a tu mascota de acuerdo con las ordenanzas locales, actualiza sus placas de identificación (o lo que está escrito en su collar) y comunícate con el registro de microchips para actualizar la información de contacto de tu mascota en caso de que tenga uno. ¿No tienes ninguna de esas cosas? Averigua en tu comuna o barrio por estos servicios.
  • Manténlos legales. Si te mudas a otra ciudad, verifica la ley local. Averigua si necesitas una nueva licencia, cuáles son las normativas que se aplican para las correas para perros y si existen prohibiciones de razas en tu nueva ciudad.
  • Entrénalos para el viaje. Si tus mascotas deben ir dentro de algún tipo de jaula durante el viaje, asegúrate de que estén entrenadas para que la situación no les estrese demasiado.
  • Acostúmbralos a los nuevos objetos. Haz que tus mascotas se familiaricen con las cajas y maletas. De esta forma, no asociarán esos objetos con tu partida, lo que les ocasionará menos estrés.
  • La práctica hace al maestro. Si tu perro va a tener que ajustarse a nuevas reglas una vez que se hayan mudado (por ejemplo, al mudarse de una casa a un departamento) asegúrate de que esté capacitado para hacerlo, enseñándole las nuevas reglas a seguir.

Acostumbrándose al nuevo hogar

Al finalizar la mudanza, es importante hacer que tu perro o gato se sientan como en casa también. Hay varias cosas que puedes hacer en tu nuevo hogar para aliviar cualquier temor que pueda tener tu mascota debido al cambio de lugar. Envía señales no verbales a tus mascotas para que se sientan seguros, amados y parte permanente de la familia y el nuevo hogar.

  • Familiariza a tu perro con su nuevo espacio. Cuando llegues a la nueva casa, lleva a tu perro a caminar con correa por dentro y fuera para que se familiarice con los nuevos olores, de esta forma se sentirá más seguro.
  • Introduce gatos en una habitación a la vez. Cuando llegues a tu nuevo hogar, presenta el nuevo espacio a tu gato lentamente. Confínalos a una habitación al principio, luego, lentamente, presenta el resto de la casa.
  • Convierte tu casa en un hogar. Si en la casa anterior, la cama, correa y tazones de comida de tu mascota estaban en la sala, haz lo mismo esta vez. Coloca todas sus cosas en un espacio similar al anterior. Esto ayudará a que los nuevos espacios sean más familiares.
  • Permanece en casa. Planea estar en casa con tu mascota los primeros días después de la mudanza. Al principio, sal de la casa por cortos períodos de tiempo para ver cómo reaccionan. Así, cuando necesites estar lejos de casa durante todo el día, tu mascota se sentirá más cómoda.
  • Tranquilízalos con golosinas. Deja golosinas y juguetes con los que se sientan familiarizados en lugares accesibles cuando debas salir de casa. Haz esto al menos durante las primeras semanas.
  • Manténte atento a cualquier señal de alerta. Observa el comportamiento de tu mascota. Si muestran signos de estrés como negarse a comer, toser o diarrea, es posible que debas llevarlos al veterinario.
  • Se consistente. Mantén su rutina diaria lo más parecida posible a como la llevaban en su antiguo hogar. La alimentación, los paseos, el tiempo de juego y el tiempo de acurrucarse deberían ser realizados de forma constante y a una hora determinada.

Últimos consejos

Durante la mudanza, recuerda ser paciente con tus amigos peludos. Sí, puede haber accidentes debido al estrés o cambios en los horarios, pero cuanto más puedas controlarlos y, si es necesario, restringir sus movimientos, habrá menos posibilidades de que esto suceda.

Finalmente, ten cuidado de corregir a tu mascota excesivamente, ya que eso podría provocarles más estrés. Consientelos cuando sean buenos y asegúrate de darles un poco más de amor y atención. Debería llevar a tu mascota alrededor de tres semanas para adaptarse a su nuevo hogar. A medida que te sientas más relajado y cómodo en tu nuevo entorno, tu nueva mascota también lo hará.


¡Estás listo! Múdate de manera segura y sin ocasionar estrés extra a tus adorados compañeros peludos siguiendo estos sencillos consejos que hemos redactado junto a 2x3! ¡Buen viaje!